Seleccionar página

Como responsable de la vida de un ser vivo, no debes obviar las vacunas para tu perro. ¿Por qué? Porque de esta forma evitarás una gran cantidad de enfermedades de gravedad.

Las vacunas se han consolidado como una de las maneras más efectivas para proteger de enfermedades víricas y bacterianas.

La vacunación es un acto clínico de gran importancia para la salud de las mascotas; solo un veterinario puede aconsejar la pauta vacunal de tu perro, ya que analizará sus características individuales y escogerá la que más le proteja.

Las recomendaciones actuales de vacunación tienen en cuenta la incidencia y gravedad de la enfermedad contra la que se vacuna, la eficacia y seguridad de la vacuna, así como la duración de la protección que genera y el estilo de vida del animal a vacunar.

La guía que se expone a continuación son las directrices de vacunación (VGG) elaboradas por la Asociación Mundial de Veterinarios de Pequeños animales (WSAVA).

Vacunas para perros ¿son necesarias?


Para responder esta pregunta es importante comenzar explicando que una vacuna sirve para reforzar el sistema inmune frente a ciertas enfermedades.

Consiste en inyectar vía subcutánea un preparado biológico que contiene el virus (inactivado o atenuado), éste genera una reacción defensiva en forma de anticuerpos que sirven como defensas contra esa enfermedad específica.

De esta forma, el organismo tendrá sus propios medios para combatir la enfermedad sin que le afecte. Gracias a las vacunación, tu perro adquiere inmunidad sin tener que padecer una enfermedad.

Es fundamental que respetes el calendario de vacunas para tu perro, porque este fortalecimiento del sistema inmune es temporal. Recuerda que será necesario volver a vacunar de forma periódica.

Es crucial estar informado sobre qué vacunas son necesarias y obligatorias, y sobre todo, cada cuanto deben administrarse.

Si quieres velar por la salud y el bienestar de tu perro, tenlo muy en cuenta, hay enfermedades que pueden ser mortales para tu mascota e incluso algunas como la rabia, son zoonosis, es decir que pueden transmitirse a humanos.

La vacunación es vital para tu mascota y para ti: más vale prevenir que curar.

Vacunas para perros obligatorias


✔️ Rabia

 En este caso hay que remitirse a la normativa de la Comunidad Autónoma correspondiente.

Es una enfermedad muy grave y mortal no sólo para los perros sino también para otras especies y, en particular para el hombre.

Por ello es vacuna para perros obligatoria, y no tenerla en regla puede suponer una multa, además de la vulnerabilidad que tenga nuestro compañero a esta enfermedad.

Actualmente en la Comunidad de Madrid es la única vacuna obligatoria en perros (y de revacunación anual), también es recomendable (aunque no obligatoria) en gatos.

✔️ Vacunas esenciales

Estas vacunas las deben recibir todos los perros independientemente del lugar en el que vivan o de sus hábitos de vida.

Protegen contra enfermedades de distribución mundial, afectan a gran número de animales y son potencialmente mortales. Al ser enfermedades que afectan sólo a los perros la ley no obliga a ponerlas, pero si te preocupa la salud de tu perro es esencial ponérselas.

Las vacunas esenciales para los perros son las que protegen contra:

  • virus del moquillo (distemper) canino (CDV)
  • adenovirus canino (CAV)
  • las variantes de parvovirus canino tipo 2 (CPV-2)

 

Vacunas para perros opcionales


Son aquéllas que sólo se recomiendan a animales con riesgo real de exposición al agente causante de la infección, es decir, es el veterinario el que valorará el riesgo-beneficio en cada caso particular.

Éstas son: parainfluenza, leptospirosis, borreliosis de Lyme, babesiosis, leishmaniosis, Bordetella bronchiseptica y herpesvirus.

 

 ¿De qué depende cuál poner?

El tipo de vacuna y pauta de la vacunación dependerá de:

  • Edad del perro

Requerirá más o menos dosis según la edad que tenga para estar bien protegido.

  • Raza

Pastor Alemán, Rottweiler, Bóxer y Pit Bull, entre otras, presentan un elevado riesgo de padecer Parvovirosis y Moquillo.

  • Estado inmunológico

Es importante para las defensas del cachorro que la madre esté correctamente vacunada y desparasitada.

También influye la alimentación: así su estado inmunológico será mejor.

Los cachorros o perros con un deficiente estado inmunológico deberán seguir unas pautas vacunales más completas para poseer suficientes defensas.

  • Zona geográfica

Determinadas áreas geográficas presentan una mayor prevalencia de enfermedades tales como Moquillo, Parvovirosis…

En zonas rurales, en las que no todos los animales están vacunados adecuadamente, o en áreas en las que existen perros asilvestrados, el riesgo de enfermedades víricas es mayor, y la vacunación debe ser más completa.

  • Hábitos

Los cachorros o perros que convivan con otros perros (criaderos, residencias), acudan a exposiciones de belleza o de agility, los que se dediquen a cría o a la caza, presentan un mayor riesgo de contraer enfermedades víricas por lo que su vacunación debe ser estricta y completa, incluyendo especialmente la vacuna frente a la tos de las perreras.

Los perros que habiten en zonas en las que el riesgo de infección por garrapata sea elevado, deberán ser vacunados contra la Enfermedad de Lyme.

Existen varias pautas de vacunación, lo mejor es que te informe el veterinario.

 

Calendario de vacunas para perros


Vacunas esenciales

 Son contra el moquillo, la parvovirosis y la hepatitis.

Se recomiendan a todos los perros menores de 6 meses y a los adultos sin vacunar.

En perros menores de 16 semanas se recomiendan 3 o 4 dosis, empezando entre las 6-8 semanas, con un intervalo de 2-4 semanas, inoculando la última a las 16 semanas o más. (Si hay riesgo de infección se recomienda comenzar a las 6 semanas y finalizar a las 18-20 semanas).

Lo animales no vacunados de más de 16 semanas quedan protegidos con 1 única dosis, aunque pueden revacunarse a las 2-4 semanas.

Se debe inocula una dosis de recuerdo antes del año de edad.

Posteriormente necesitará dosis de recuerdo.

 

 Vacunas opcionales

 Se adaptan a cada caso particular en función de diferentes factores, según hemos visto más arriba.

Tu precioso cachorro acaba de llegar, estás deseando bajarlo al parque y enseñárselo a tus amigos y conocidos.

⚠️ ¡Cuidado! Debes evitar el contacto con otros perros hasta que haya recibido todas las vacunas y esté protegido.

Al sacarlo y ponerlo en contacto con otros perros, o lugares frecuentados por éstos, estará expuesto a enfermedades y por el momento no está inmunizado.

Por otro lado para que se socialice bien, debe estar en contacto con el mundo exterior, para acostumbrarse a la gente y al ruido de la calle, pero evita en todo momento exponerlo innecesariamente. Por supuesto si puedes (y debes) pasearlo en brazos o llevarlo a un jardín particular donde no haya perros no vacunados.

En rasgos generales, se recomienda el siguiente calendario vacunal, pero recuerda que cada perro puede requerir vacunaciones adicionales:

EDAD PROTECCIÓN
5 semanas Desparasitación interna
1,5 meses Puppy DP (Parvovirosis y moquillo)
2 meses Polivalente (Parvo, Moquillo, Hepatitis, Leptospirosis y Parainfluenza)
3 meses Segunda Polivalente (Parvo, Moquillo, Hepatitis, Leptospirosis y Parainfluenza)
4 meses Rabia y chip
Adulto, una vez al año Polivalente

Rabia

 

Precauciones en la vacunación (y efectos secundarios)


Las vacunas son fundamentales tanto para humanos como para perros y el resto de animales domésticos. Pero al igual que los medicamentos, no están libres de producir alguna reacción posterior a su administración.

Estas son las reacciones postvacunales que pueden ocurrir en perros:

 

  • Inflamación y/o endurecimiento de la piel

Una vez inoculada la vacuna puede aparecer dolor en el punto de inyección, que desaparece al cabo de unas horas.

En ocasiones, lo que aparece es una reacción local algo mayor, dando lugar a un bultito no doloroso.

❓¿Qué hacer?

 En general, desaparece solo, aunque puede tardar un par de meses.

Se puede aplicar calor seco varios minutos al día, lo que mejora la circulación local.

 

  • Apatía y/o fiebre

Podemos encontrar a nuestro perro apático o triste e incluso tener unas décimas de fiebre. A veces es más por el estrés de acudir a veterinario, que por la vacuna en sí misma.

❓ ¿Qué hacer?

 Normalmente es muy leve y no necesita tratamiento.

 

  • Vómitos y/o diarrea

Los síntomas gastroentéricos son muy poco frecuentes, especialmente los vómitos en las horas posteriores a la vacunación.

Suelen ser autolimitantes, es decir, desaparecen solos, pero en el caso de que el perro sea pequeño o cachorro, siempre debemos estar atentos a una posible deshidratación.

❓ ¿Y cómo se trata esta reacción postvacunal?

Nuestro veterinario nos pautará productos para cortar el vómito y/o protectores gástricos, además de una dieta blanda y algún prebiótico si fuese preciso.

 

  • Hinchazón en párpados y/o labios

En muy pocas ocasiones puede producirse esta reacción, se hincha toda la cara y no puede casi ni abrir los ojos.

En este caso, deberemos avisar rápidamente a nuestro veterinario que tendrá que tratar la reacción adversa y anotarlo cuidadosamente en su ficha y cartilla.

 

  • Urticaria y/o picor generalizado

Un pequeño porcentaje de perros vacunados puede presentar ronchas en piel, y/o picor generalizado tras la vacuna.

También en este caso el veterinario tendrá que tratar a nuestro perro para frenar la reacción alérgica.

 

  • Choque anafiláctico

Es una reacción grave que puede ocurrir muy rápidamente tras la inyección de una vacuna o de muchos otros medicamentos.

En los contados casos en los que aparece, el perro mostrará síntomas de hipotensión severa y necesitará ingreso hospitalario, al menos las horas posteriores.

 

Por último, insistir en que el beneficio de vacunar a nuestro perro es muchísimo mayor que el riesgo a una reacción adversa.